Conejos

¿Se pueden tener conejos y cobayas juntos?

Los conejos y las cobayas no hacen una combinación ideal.

Los conejos deben mantenerse con conejos y las cobayas con otras cobayas. Mantener juntos a conejos y cobayas no es una combinación ideal ya que ambos tienen distintas necesidades, por ejemplo, su alimentación.

En muchos casos, los conejos pueden intimidar o herir intencionadamente o no a las cobayas.

comportamiento de las cobayas
cuyes

LAS COBAYAS Y LOS CONEJOS SE LLEVAN BIEN

Diferencias

Alimentarias

A diferencia de los conejos, las cobayas no pueden sintetizar la vitamina C, que debe ser suministrada adecuadamente en su dieta.

De carácter

Los conejos pueden herir a las cobayas, intencionadamente o no, pateándolas con sus patas traseras, tratando de aparearse con ellas.

Los conejos pueden intimidar a las cobayas, lo que puede hacer que se estresen si no pueden escapar.

La bacteria Bordetella bronchiseptica es la causa más común de enfermedades respiratorias en las cobayas. Los conejos, los gatos y los perros pueden ser portadores de esta bacteria, que puede pasar a las cobayas y causarles enfermedades.

Por lo tanto, las cobayas no deben alojarse con conejos y deben mantenerse alejadas de perros y gatos.

Los conejos se comportan y comunican de forma muy diferente a las cobayas, por lo que, si se les mantiene juntos, no entenderán el comportamiento del otro y, por lo tanto, no serían compañeros ideales.

Si ya viven juntos

Si se llevan bien, lo mejor es no separarlos, ya que esto podría causar problemas de bienestar.

Estos consejos deberían ayudar a garantizar las necesidades de bienestar de ambos:

Las cobayas deben tener acceso constante a escondites seguros a los que escapar; con una entrada lo suficientemente grande para la cobaya, pero demasiado pequeña para que entre el conejo.

Necesitan dietas diferentes, por lo que puede ser necesario alimentarlos por separado, para garantizar que ambos reciban los nutrientes adecuados.

Esteriliza al conejo; de lo contrario, puede estresar o dañar a la cobaya con su comportamiento de monta o intimidación.