Apareamiento

Cómo aparear a tu cobaya

Los cuyes macho deben tener entre tres y cuatro meses de edad antes de poder aparearse.

El ciclo de celo de una cobaya hembra dura 16 días. Durante este tiempo, sólo estará interesada en relacionarse con el macho durante unas ocho horas.

Las cobayas hembras se llevan bastante bien con sus machos, así que la forma más fácil de gestionar el romance es dejar a la pareja junta hasta que estés seguro de que está embarazada.

Probablemente puedas saber cuándo está en celo porque, durante este tiempo, curvará regularmente su columna vertebral hacia abajo para elevar su trasero.

Además, es posible que descubra que monta regularmente a otras cobayas hembras con las que vive.

El juego de la espera

La cobaya hembra se toma su tiempo para producir sus crías. Pasarán de nueve a diez semanas antes de que se vea recompensada con crías.

Un cuy producirá de una a seis crías, pero la media es de tres a cuatro. Las camadas grandes suelen tener un periodo de gestación más corto (duración del embarazo).

La cobaya desarrollará una evidente forma bulbosa durante la gestación y a menudo duplicará su peso. Deberá proporcionar mayores cantidades de agua a la futura madre, ya que suele beber más de lo normal.

Determinar cuándo se producirá el nacimiento de las crías suele ser difícil porque tienen un largo periodo de gestación y porque las cerdas no construyen nidos.

Se puede observar un lento ensanchamiento de la pelvis, justo por delante de los genitales externos, que se desarrolla en la semana anterior al parto.

Esta separación aumenta hasta más de 2,5 cm en las horas previas al parto.

El parto

Un parto sin complicaciones suele durar aproximadamente una hora. Suele haber una media de cinco minutos entre la gran entrada de cada cobaya.

Desgraciadamente, los abortos y los nacimientos de crías muertas son habituales en las cobayas a lo largo de su vida de cría.

cobayas alimentacion

Dietas para cobayas preñadas

Es importante prestar atención a la dieta de una cobaya embarazada. Es vital que el cuy reciba vitamina C adicional.

Al igual que los humanos, las cobayas sufrirán de “escorbuto” si no se les da vitamina C. Cuando están embarazadas, una cobaya hembra necesitará tres veces más vitamina C de lo que haría normalmente.

Puedes añadir vitamina C al agua a razón de 200 mg por litro. Sin embargo, la vitamina C se degrada rápidamente en el agua y es aconsejable complementar a la cobaya preñada con alimentos específicos ricos en vitamina C.

Los alimentos adecuados, por orden de mayor concentración de vitamina C, son las hojas de diente de león (lávelas primero), la col rizada, las coles de Bruselas, el perejil, las hojas de brócoli, la coliflor, las fresas, los ramilletes de brócoli, las naranjas o la col.

Tenga en cuenta que las naranjas y las coles sólo tienen una cuarta parte del contenido en vitamina C de las hojas de diente de león y las coles de Bruselas. Una taza de hojas de diente de león o de coles de Bruselas aporta unos 200 mg de vitamina C.

Los embarazos suelen desarrollarse sin dificultad y el proceso de parto está bien gestionado por la madre naturaleza. Los nuevos cerditos correrán alegremente muy pronto después del nacimiento.

Es normal que la madre se coma la placenta, así que no te preocupes si la ves realizando esta repugnante, pero esencial, tarea.

Los cuyes no hacen nidos para sus crías, pero los recién nacidos son bastante independientes. Tienen pelo, dientes y ojos abiertos y pueden empezar a comer alimentos sólidos a las pocas horas de nacer.

Control del parto

Es importante que el cuy sea trasladada a una guardería antes de que nazcan las crías. En primer lugar, es muy posible que vuelva a quedarse embarazada a las pocas horas del parto.

Entre el sesenta y el ochenta por ciento de las cobayas hembras se quedan embarazadas si se aparean en ese momento, pero está demasiado cerca de la producción de las crías para que pueda tener más crías con seguridad.

En segundo lugar, las otras cobayas podrían pisotear a los recién nacidos y herirlos y, en tercer lugar, es más probable que la cerda se quede con sus crías y las cuide si no está preocupada por otras cobayas.

Cuidado de las crías recién nacidas

Los cachorros deben ser destetados de la cerda entre los 14 y los 28 días, cuando deben pesar entre 150 y 200 gramos.

Pueden criarse a mano fácilmente si es necesario, ya que comen alimentos sólidos en los pocos días siguientes al nacimiento. Sin embargo, normalmente una cobaya joven mamará la leche de su madre durante unas tres o cuatro semanas.